Una superficie irregular realiza una reflexión difusa y suaviza la luz, sin embargo una superficie pulida perfectamente (como un espejo) provoca una reflexión prácticamente idéntica de cada rayo que recibe.