Ampliación mediante software de la imagen por medio de interpolación. Genera un efecto de pixelización y por tanto degrada la calidad de la imagen haciéndola, en ocasiones, inservible. Es uno de los argumentos de venta orientados al consumidor. Debe desactivarse para evitar cualquier tipo de envilecimiento de la imagen.