En los tiempos de obturación muy cortos el movimiento de la cámara no afecta la nitidez de la imagen. En los tiempos de obturación largos el movimiento de la cámara si afecta la imagen: se vibra (queda movida).


Los objetivos telefotos y súper telefotos tienen el máximo riesgo de acabar con una fotografía vibrada. Entre más largo el telefoto, se amplifica cualquier movimiento de la cámara, aunque sea mínimo.