Técnica de control local de la exposición durante el positivo que consiste en tapar con una plantilla o la mano una parte de la imagen proyectada para aumentar la exposición en el resto.