En fotografía digital, capacidad de respuesta de un sensor ante la incidencia de luz sobre él. El concepto se aplica igualmente a la fotografía análoga pero a la película.