Cámara cuyo visor emplea un segundo objetivo de longitud focal igual al de toma y un espejo para reflejar la imagen en una pantalla de cristal esmerilado. Estas cámaras tienen error de paralaje, sobre todo a cortas distancias, a consecuencia de la distancia que separa a ambos objetivos.