Las área más luminosas de una fotografía se “queman” cuando el nivel de blancos es demasiado grande y se pierde cualquier detalle. Resulta especialmente desagradable en las caras. Se puede compensar mediante uno o dos tercios de paso en la exposición.