Sensación de profundidad de una imagen provocada por la neblina. Los objetos distantes aparecen en tonos más claros que los del primer plano y en un tono azulado; el ojo interpreta estos rasgos como indicadores de lejanía.