Objetivo cuya abertura máxima es grande en relación con su longitud focal. En general es el estado de la técnica del diseño el que determina en un momento dado qué objetivos pueden considerarse rápidos.