Regla donde la exposición es resultado de la intensidad de la luz por el tiempo durante el que actúa. Establece que la densidad de una imagen revelada es directamente proporcional a la duración de la exposición y a la intensidad e la luz. Sin embargo para tiempos extremadamente largos o cortos y con intensidades luminosas inusuales, esta ley falla, d elo que se derivan resultados no siempre predecibles.