En fotografía analógica es una técnica de incremento de la sensibilidad efectiva por velado de una película, ya sea químicamente o a la luz, entre la exposición y el revelado.