Ley que establece que la intensidad luminosa procedente de una fuente puntual que incide sobre una superficie resulta inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre fuente y superficie. En otras palabras: si la distancia se duplica, la intensidad disminuya una cuarta parte.