Fotografía en la que la imagen es más real que la realidad misma.