A partir de la década de 1870 se utilizó gelatina a modo de coloide según el principio de Richard Leach Maddox. Es el tipo de técnica fotográfica más popular hasta la llegada de la fotografía digital. Actualmente suele utilizarse el término para diferencias las fotos obtenidas con métodos analógicos en contraposición a las impresiones de inyección de imágenes digitales.