La fotografía puede ser una herramienta de análisis social, de modo que puede ser un instrumento muy importante para la sociología. También puede ofrecer un conocimiento crítico de la sociedad.

La fotografía puede exponer visualmente los problemas de la sociedad, permite describir individuos, comunidades, familias, pueblos. Puede provocar la acción social y contribuye a la construcción de la realidad social.

Además, la fotografía no es mero testigo, sino acto integral de los ritos de paso en la sociedad como bautizos, bodas, comuniones, viajes, graduaciones, etc.

Entre los trabajos más importantes de fotografía relacionada con la sociología están los realizados por Jacob Riis, Hermann Drawe y Lewis Hine.