Operación química mediante la cual se hacen permanentes los negativos e impresiones, eliminando de ellos, por medio de una solución al hiposulfito, las salas de palta no afectadas por la luz.