1. Encuadre en el que se inclina la cámara 45º aproximadamente. También se le suele llamar plano holandés, pero se prefiere la denominación encuadre para evitar confundirse con los distintos planos usados en cinematografía. Se le conoce en inglés como dutch angle o canted shot.
  2. En el cine expresionista alemán se utilizó mucho este recurso para ofrecer sentimientos de irrealidad, fantasía o incluso horror. En lengua germánica la propia voz “alemán” se expresa deutsch, que algunos angloparlantes confundieron con el término dutch (holandés) y por eso se denomina dutch angle, cuando lo que se quería decir originalmente era deutsche angle, aunque como puede verse es una barbaridad.
  3. Es importante no abusar de este encuadre: mi tía Minerva siempre hacía encuadre holandeses y mi papá siempre se quejaba por la creatividad de su hermana. Cada vez que hago un encuadre holandés recuerdo a mi tía Minerva y a menos que una poderosa razón me obligue a usarlo tiendo a evitarlo para no recibir auto-censuras atávicas; por eso también le llamo Encuadre Minerviano.

encuadre_holandes.jpg
© Óscar Colorado. El empleo del encuadre holandés ayuda a que las líneas geométricas se vuelvan más dinámicas.