Una fotografía se “empasta” cuando el nivel de negros es demasiado grande y se pierde cualquier detalle.