Nació como Lucie Schwob (Francia, 1894- Jersey, 1954) pero a los quince años decidió adoptar el nombre de Claude Cahun, apelativo neutro en francés; Claude se puede usar lo mismo en femenino que en masculino. Por aquella época conoce a Suzanne Malherbe de quien se enamora. Suzanne también cambia de moda a Marcel Moore. Permanecerían como pareja toda la vida.
Hacia 1920 la pareja se muda a París, concretamente a a Montparnasse donde se involucran en la vida intelectual y artística francesa.
Marcel Moore había estudiado bellas artes y Cahun era escritora, escultora, actriz de teatro y fotógrafa.
Para 1925 se adscribe ideológica y artísticamente a los surrealistas y comienza a trabajar en los estilos propios de esta corriente post-dadaísta: imágenes oníricas (muy en consecuencia con las ideas de Freud), íconos clásicos del surrealismo como los maniquíes y las máscaras así como prácticas artísticas como el collage, y el arte performático.
Claude Cahun se caracterizó por buscar su propia identidad. En su serie Héroïnes (Heroínas) se transfigura en Dalila, Eva, Judith, Safo, Penélope… En este sentido prefigura las búsquedas del estereotipo femenino que realizaría Cindy Sherman en la década de 1970. Luego, Cahun se caracterizaría de aviador, marinero, anciana… Transforma su propio cuerpo en un auténtico lienzo con el cual exploraba su propia identidad. Decía que su género era “neutro”. Sin embargo, el surrealismo tenía tintes de misoginia y homofobia, lo cual se contraponía a las preferencias sexuales de Claude. Así que el propio surrealismo no la tenía por miembro sino simplemente como una suerte de simpatizante.
Claude era una activista como buena surrealista: Se compromete a romper el orden político y burgués que había sido el responsable de la Primera Guerra Mundial.
Debido al rechazo y el tenso clima crecientemente fascista en París, la pareja Cahun-Moore decide mudarse a la isla de Jersey en el Canal de la Mancha, donde solían pasar el verano desde niñas.
Al poco tiempo de mudarse los nazis ocupan la isla y la pareja, que se hacía pasar por hermanas, comienzan a sabotear a los nazis con propaganda. Marcel Moore tiene una radio (aparato prohibido por los nazis) y traduce las noticias de derrotas y atrocidades del III Reich del inglés al alemán. Crean panfletos y propaganda escritos en alemán como si fueran un oficial nazi. Reparten esta propaganda que hace dudar a los soldados alemanes de la rectitud de cuanto hacen. Su estrategia de guerrilla fue impresionante: dejaban los volantes en los parabrisas de los coches nazis, en los periódicos y los deslizaban incluso en los bolsillos de los soldados. Con estas acciones, hacen realidad el ideal surrealista en el que trasgreden el orden de ideas y político y cada acción es, en sí misma, un hecho artístico.
Las dotes para la mutación de la identidad les permitieron realizar estas prácticas guerrilleras durante cuatro años y repartieron más de 4,000 mil volantes. Finalmente fueron apresadas y condenadas a muerte. Procuraron suicidarse envenenándose pero fallaron. La sentencia les fue conmutada y, al poco tiempo, los nazis perdieron la guerra.
Claude nunca se repuso de salud y murió, prematuramente, a los 60 años en 1954. Marcel Moore le sobrevivió 20 años, pero acabó suicidándose.
Claude Cahun influyó en toda una generación de artistas como Gillian Wearing, la mencionada Cindy Sherman, Francesca Woodman y más.
Su trabajo nos hace recordar, a través de sus fotografías, que la identidad es algo que se construye y que es fluida, nunca sólilda.

cahun_foto.jpg
>> Más información sobre la vida y obra de Claude Cahun en el siguiente enlace