Ingeniero de la legendaria empresa Carl Zeiss. Fue contratado por la competencia, la fabricante de microscopios alemana Leitz. Gran amante de la fotografía, en 1914 fabrica su propio prototipo de cámara portátil de alta calidad pues estaba cansado de las cámaras de gran formato y la baja calidad de las cámaras portátiles. Le propone a su jefe (Ernse Leitz) fabricar un nuevo tipo de cámara.

En 1925 se presenta la Leica I, una cámara compacta, resistente y precisa con óptica de primera calidad en un nuevo formato de película 35mm que se convertiría en el estándar del mundo fotográfico.

Las cámaras Leica fueron rápidamente adoptadas por grandes fotógrafos como Alexander Rodchenkon, Robert Capa o Henri Cartier-Bresson pues les ofreció versatilidad y calidad inusitadas.

Las Leica se han convertido en cámaras legendarias, de muy alto precio y sumamente codiciadas entre conocedores y coleccionistas. Hoy una cámara Leica M9 puede costar unos $8,000 dólares y cada objetivo ronda los $3,000. Cuando anunció su cámara Leica M9 Titanium el equipo tenía un costo de $25,000 dólares, más cara que un Audi A1.