Posibilidad que tiene el ojo para variar su sensibilidad a la luz. Esta adaptación se da naturalmente ante un cambio de color o una alteración en la intensidad de la iluminación.