El ángulo en el que han de alinearse los objetos para afectar la lectura de un exposímetro foto-eléctrico.