No tema el lector, que no hay cosa sangrienta aquí. A sangre es una imagen impresa sin márgenes, y no debe pensarse que es el tipo de imagen que le costó mucho trabajo al fotógrafo.